Descubriendo a Szymborska

En estos días leo que ha muerto Wislawa Szymborska, poetisa polaca a la que galardonaron en 1996 con un Premio Nobel que alteró su vida. Y ya de paso la descubro.

Hemos hablado de poesía alguna vez; precisamente con ocasión de la entrega del Nobel de este año, hecho que me abrió las puertas a la vida y la obra de Tomás (o Thomas) Tranströmer, otro nombre impronunciable.

La verdad es que cuando tengo un rato libre para leer no se me ocurre coger un libro de poemas; soy una total ignorante de este género. Pero en esta tarde de sábado, en la que España entera se congela mientras yo estoy frente a la chimenea con algo de música de fondo y, sorprendentemente, sola, me ha apetecido bucear y leer despacio los poemas de Szymborska que algunos compañeros de aficiones literarias han tenido a bien compartir conmigo desde el pasado día 1.

Miro su foto, leo algunos poemas y no tengo más remedio que sentirme atraída por ella. Por su intensidad, por su sencillez, por la calma e inteligencia que desprende su mirada junto con un punto de ironía. No me extraña que el Nobel la abrumara. No la imagino rodeada de fotógrafos sino en su casa, escribiendo y, por supuesto, fumando. Leo que el Comité Nobel encontró en ella un Mozart de la poesía con la furia de Beethoven. También leo que murió en su casa de Cracovia, durmiendo, tranquilamente.

A modo de final, y puestos a compartir, os mando el link a la música que oigo en estos momentos. Ha sido el comentario de un escritor del que hablo a veces, y que la recordaba en su blog en el día de hoy, lo que me ha llevado hasta ella. Impresionante.

http://www.youtube.com/watch?v=mNt13Vw-K6Q

Y ahora vuelvo a mi otro post. El que debo hace días.

Las tres palabras más extrañas
 
Cuando pronuncio la palabra Futuro,
la primera sílaba pertenece ya al pasado.
Cuando pronuncio la palabra Silencio,
lo destruyo.
Cuando pronuncio la palabra Nada,
creo algo que no cabe en ninguna no-existencia.

Amor a primera vista

Ambos están convencidos
de que los ha unido un sentimiento repentino.
Es hermosa esa seguridad,
pero la inseguridad es más hermosa.

Imaginan que como antes no se conocían
no había sucedido nada entre ellos.
Pero ¿qué decir de las calles, las escaleras, los pasillos
en los que hace tiempo podrían haberse cruzado?

Me gustaría preguntarles
si no recuerdan
-quizá un encuentro frente a frente
alguna vez en una puerta giratoria,
o algún “lo siento”
o el sonido de “se ha equivocado” en el teléfono-,
pero conozco su respuesta.
No recuerdan.

Se sorprenderían
de saber que ya hace mucho tiempo
que la casualidad juega con ellos,

una casualidad no del todo preparada
para convertirse en su destino,

que los acercaba y alejaba,
que se interponía en su camino
y que conteniendo la risa
se apartaba a un lado.

Hubo signos, señales,
pero qué hacer si no eran comprensibles.
¿No habrá revoloteado
una hoja de un hombro a otro
hace tres años
o incluso el último martes?

Hubo algo perdido y encontrado.
Quién sabe si alguna pelota
en los matorrales de la infancia.

Hubo picaportes y timbres
en los que un tacto
se sobrepuso a otro tacto.
Maletas, una junto a otra, en una consigna.
Quizá una cierta noche el mismo sueño
desaparecido inmediatamente después de despertar.
Todo principio
no es mas que una continuación,
y el libro de los acontecimientos
se encuentra siempre abierto a la mitad.

Unas palabras sobre pornografía

No hay peor lujuria que pensar.
Es pura lascivia que se propaga cual hierbajo anemófilo
por los parterres reservados a las margaritas.

Nada hay sagrado para quienes piensan.
Con descaro llaman a las cosas por su nombre,
elaboran análisis disipados y síntesis concupiscentes,
se entregan a la salvaje y libertina persecución de la verdad desnuda,
al toqueteo libidinoso de temas delicados,
al roce de opiniones. Y se quedan tan anchos.

A la luz del día o al abrigo de la noche,
se juntan en parejas, triángulos y círculos.
No importan sexo ni edad de los integrantes.
Les brillan los ojos, les arden las mejillas.
El amigo pervierte al amigo.
Hijas depravadas corrompen a sus padres.
El hermano celestinea con su hermana menor.

Les apetece otros frutos,
del del árbol prohibido de la ciencia,
y no las nalgas rosadas de las revistas en color,
ni la pornografía al uso, ingenua en el fondo.
Les divierten los libros sin estampas,
con único interés: ciertas frases
subrayadas a uña o a lápiz rojo.

¡Qué espanto! ¡En qué posturas,
y con qué escabrosa simplicidad
se deja una mente fecundar por otra!
No constan ni en el mismísimo Kamasutra.

En estas citas solo el té está caliente.
La gente se sienta, mueve los labios.
Cruza las piernas, pero cada cual las propias.
Así, un pie descansa en el suelo,
y el otro, el libre, se columpia en el aire.
Solo de vez en cuando alguien se levanta,
se acerca a la ventana
y por una rendija de la persiana
fisga la calle.

Posibilidades

Prefiero el cine.
Prefiero los gatos.
Prefiero los robles a orillas del Warta.
Prefiero Dickens a Dostoievski.
Prefiero que me guste la gente
a amar a la humanidad.
Prefiero tener a la mano hilo y aguja.
Prefiero no afirmar
que la razón es la culpable de todo.
Prefiero las excepciones.
Prefiero salir antes.
Prefiero hablar de otra cosa con los médicos.
Prefiero las viejas ilustraciones a rayas.
Prefiero lo ridículo de escribir poemas
a lo ridículo de no escribirlos.
Prefiero en el amor los aniversarios no exactos
que se celebran todos los días.
Prefiero a los moralistas
que no me prometen nada.
Prefiero la bondad astuta que la demasiado crédula.
Prefiero la tierra vestida de civil.
Prefiero los países conquistados a los conquistadores.
Prefiero tener reservas.
Prefiero el infierno del caos al infierno del orden.
Prefiero los cuentos de Grimm a las primeras planas del periódico.
Prefiero las hojas sin flores a la flor sin hojas.
Prefiero los perros con la cola sin cortar.
Prefiero los ojos claros porque los tengo oscuros.
Prefiero los cajones.
Prefiero muchas cosas que aquí no he mencionado
a muchas otras tampoco mencionadas.
Prefiero el cero solo
al que hace cola en una cifra.
Prefiero el tiempo insectil al estelar.
Prefiero tocar madera.
Prefiero no preguntar cuánto me queda y cuándo.
Prefiero tomar en cuenta incluso la posibilidad
de que el ser tiene su razón.

Salmo
Las fronteras de las naciones humanas ¡qué permeables son!
¡Cuántas nubes pasan impunemente flotando sobre ellas,
cuánta arena del desierto se desliza de uno a otro país,
cuántas piedras ruedan
desde las montañas hasta los dominios ajenos
con botes desafiantes!
¿He de mencionar aquí los pájaros que vuelan
uno tras otro
y se posan en las barreras bajadas?
Incluso si fuera sólo un gorrión,
ya tiene allí la cola,
mas su pico permanece aquí.
Además ¡nunca se queda quieto!
Entre los innúmeros insectos me limitaré a la hormiga,
que entre las botas derecha e izquierda del guardia
a la pregunta de dónde. a dónde
-no se siente obligado a contestar-.
¡Ah, mirad con atención
todo este desorden a la vez
por todos los continentes!
¿Acaso no es la alheña la que desde la orilla opuesta
pasa de contrabando su cienmilésima hoja?
¿Y quién si no el calamar
de osados y largos tentáculos
viola la sagrada zona de las aguas territoriales?
¿Cómo se puede hablar en general de orden alguno,
si ni siquiera es posible repartirse las estrellas
para saber cuál brilla para quién?
….
Sólo lo humano logra ser verdaderamente ajeno.
Lo demás son bosques entremezclados, obras de topo y viento.

Anuncios

10 comentarios el “Descubriendo a Szymborska

  1. Tas dice:

    Insisto cabezonamente en mi teoria de que traducir la poesía es como cantar una canción de los beatles en español, no pega ni con cola. En ese sentido siempre me pregunté (hasta que leí en COU un poco sobre Wittgenstein) hasta que punto nuestro lenguaje materno nos influye en nuestra forma de pensar. El decía que había una estrecha relación entre el lenguaje y nuestro concepto del mundo, que el lenguaje nos crea estructuras mentales que nos definen como personas. No sé, pero los polacos me tienen pinta de melancolicos, aunque eso puede ser por el frío que pasan. Habrá que escribir un “tractatus” sobre el clima.

    • Dianaorsini dice:

      Traducir poesía es como arrancar los pétalos de una rosa, colocarlos sobre un papel y decir: miren qué bella es la rosa. Pero todos ven que aquello ya no es una rosa, lo que antes era una hermosa flor no es ahora más que unos pétalos que pronto se van a marchitar.

      Esa frase pertenece a Lasse Söderberg, poeta y traductor de poesía sueco.

      Yo soy en lo esencial de la misma opinión que tú. Pero sigo pensando que muchas veces (en mi caso, prácticamente todas), es la única forma de acercar la poesía al personal. Supongo que para traducir poesía debes ser “casi” poeta. Igual que para traducir novela debes ser casi escritor. Al hilo de este tema, he leído unos posts (te pongo el link al final) de un traductor de poesía en el que claramente defiende el sí, sin olvidar sus limitaciones. Cuenta alguna anécdota curiosa, como una sobre el viaje de Neruda a Estocolomo a recoger el Nobel. Por lo visto, se decidió leer primero uno de sus poemas en sueco. Al acabar, Neruda susurró inquieto al oído del autor “!Es mejor que el original! ¿Y ahora qué hago?”. Y es que, al parecer, la fuerza del idioma sueco resultaba perfecta para el contenido del poema.

      Por eso creo que siempre será mejor que nada. Aunque con una buena recitación, como ya se apuntaba en otro comentario, pueda sonar a música, sin que se entienda el fondo.

      Como dice muy acertadamente el autor de los posts (Francisco J. Uriz): “Lo traducido, ¿es legible? ¿Incluso placenteramente legible?. Pues, venga, hombre, no marees más. Emplea el papel de fumar para lo que ha sido fabricado.”

      PD: estoy segura de que el lenguaje nos influye de alguna manera en nuestro pensamiento. Supongo que ayuda a crear estructuras mentales de una forma u otra y esas estructuras son la base de lo demás. Es lo que llaman relativismo lingüistico.

      http://cvc.cervantes.es/trujaman/busqueda/resultadosbusqueda.asp?Ver=50&Pagina=1&Titulo=Traducir%20poes%EDa&NombreAutor=Francisco%20J.&ApellidosAutor=Uriz&OrdenResultados=2

  2. Miguel Angel Moyà dice:

    Hola, soy Miguel Angel Moyà, compañero tuyo del blog de Ammm.
    Szymborska desmitifica la percepción poética del mundo, pienso. Nos ayuda a mirar mejor lo que tenemos a nuestro alrededor. Sus poemas son textos que describen la vida con piedad y ternura.
    Soy un veterano lector de poesía, y me voy decantando poco a poco por el despojamiento y la sencillez (aparente, porque debajo de ella hay una enorme profundidad). No sé si conoces la poesía de Joan Margarit: va en esta dirección.
    Saludos cordiales

    • Dianaorsini dice:

      Hola Miguel Ángel, claro que sé quién eres y me alegra mucho encontrarte por aquí. Como habrás podido ver, esto es más de andar por casa (mi casa y la vuestra) y discutimos menos que en el otro foro!!!.
      Coincido contigo en lo que dices de Szymborska. Por lo que he leído de ella (poco, la verdad; lo que varios colgásteis en el blog de AMM y algo más brujuleando por la web) es cierto que su poesía actúa a modo de “microscopio” ofreciendo una visión más precisa y tierna de lo cotidiano. No sé como sonará en sueco, pero en castellano “suena” cercana, fácil y como bien dices, lejana del artificio, lo que no significa que esté vacía ni mucho menos. Soy una convencida de que es muy difícil conseguir atraer hacia “lo de todos los días” y ofrecer de ello una perspectiva nueva.
      Me temo que soy una absoluta ignorante en lo que a la poesía se refiere. Por eso te agradezco aún más tu contribución que me sirve para acercarme a Joan Margarit. Buscaré algo de ella, sin duda. Y cualquier otra sugerencia o comentario serán muy bienvenidos Muchas gracias pro tu comentario y por tu tiempo.

      • Tas dice:

        En cuanto a la profundidad, me considero un relativista en el sentido de que no se hasta que punto el proceso mental de alguien influye en su forma de expresarse o viceversa.¿Se puede ser inteligente y expresarse pobremente? ¿Se puede ser superficial y parecer inteligente? creo que de esto último hay muchas pruebas ahí fuera.
        Por otro lado, y como paradigma de “compleja sencillez”, tenemos el ejemplo de los “haiku” japoneses (5-7-5 sílabas). Versos sencillos que tratan de espolear no solo el intelecto sino la sensibilidad. Sentir realmente como un copo de nieve se posa sobre tu mejilla un dia de invierno, la mirada de una joven tras un abanico, la brevedad de instante concreto como reflexión sobre el paso del tiempo.
        Ahí va uno dedicado a tu pasión:

        El libro dice
        Déjame hechizarte
        Con mi susurro

      • Dianaorsini dice:

        Vaya por delante que soy una absoluta ignorante en estos temas. Pero aún así, voy a lanzarme a compartir, al menos, una reflexión. Recuerdo los tests “psicotécnicos” que nos hacían en el colegio para intentar medir y cuantificar nuestras diferentes capacidades. Supongo que la presunción (o no, porque creo que base científica tiene en el hecho de que el cerebro consta de áreas diferenciadas), de que existen capacidades casi “estanco”, podría traducirse, de alguna manera, en que existen también diferentes inteligencias. Si esto es así, podría ser también que una de esas “inteligencias” se correspondiera con la capacidad lingüistica, esto es, con la mayor o menor capacidad de adquirir, interpretar y utilizar el lenguaje (de hecho, me admira la facilidad que tienen algunos para aprender idiomas).
        Si partimos de esa idea, es fácil deducir que una persona podrá estar dotada de una buena inteligencia “lingüistica” y de una nula o muy reducida inteligencia, por ejemplo, matemática. Esta reflexión habría de completarse con un concepto “global” de Inteligencia (con mayúsculas) y así, podríamos encontrar una persona que, en su conjunto, no es considerada Inteligente pero que gracias a un buen desarrollo de su “inteligencia lingüistica”, está dotada de una buena capacidad para el discurso (por ejemplo, amplio léxico y corrección en el lenguaje oral). Así, podría “dar el pego” en determinadas situaciones (la verborrea es una aptitud bastante extendida). No obstante, creo que a la primera de cambio se le vería el plumero porque una cosa es “conocer” el lenguaje, otra distinta saber hacer un uso del mismo adecuándolo a los objetivos comunicativos y otra no tener claros esos objetivos. Por mucho que “hable”, poco tendrá que decir.
        Al contrario, hay personas que son realmente Inteligentes y sin embargo tienen su capacidad comunicativa y quizás su inteligencia lingüistica muy mermadas (véase el caso de los autistas). O que se expresan bien por escrito y no son capaces de manejar el lenguaje oral. Como siempre, hay de todo y yo creo que lo mejor es, como siempre también, el término medio.
        Para lo que sí tengo claro que hace falta un mínimo de inteligencia es para construir un haiku (gracias por el que me mandas. Es precioso). Porque ahí se une la inteligencia lingüistica con otras capacidades, entre ellas, la de síntesis. Y creo que como “reflexión” ya empieza a ser demasiado larga..

  3. Tas dice:

    Bien pensado lo de la teoría de las inteligencias multiples de Gardner (premio principe de Asturias del 2011)…..coincido al 100% contigo en eso.

    Es curioso como muchas veces asocio la poesía con la politica. En cierto modo la oratoria tiene mucho de poesia ya que los ritmos son fundamentales para encandilar a la gente (que se lo digan a Obama). Fíjate como las letras de las canciones son más pegadizas que una prosa llana y directa, o en la facilidad con que la gente aprende las letras, o esas frases rimbombantes de los discursos (Churchill por ejemplo) que nos quedan grabadas a fuego.. “..sangre, sudor y lagrimas”, no me digas que no parece el titulo de un poema.

    En cuanto al haiku, es lo bueno de ser breve, no te deja meter “mucho” la pata. Me alegro de que te gustase, ya que es el primero que hago.

  4. Dianaorsini dice:

    Veo que precisamente una de esas inteligencias de Gardner es la lingüistica (me has hecho “investigar” otra vez…). http://www.elmundo.es/elmundosalud/2011/05/11/neurociencia/1305107617.html
    Curioso, se acerca mucho a la idea que siempre he tenido de lo que es la I y a la que supongo tiene la mayoría (“hay que ver que listo es este chico para unas cosas y que tonto es para otras”).
    Lo de la poesía y la política no lo veo, al menos por lo que a los de hoy en día se refiere .Obama (creo que ya lo he dicho alguna vez) es un personaje que tengo que decir, nunca me atrajo demasiado. Siempre advertí en él mucho de marketing con el “yes, we can!!” (que es bueno como slogan, todo hay que decirlo). No sé por qué (supongo que esto no lo explica ninguna inteligencia sino más bien la intuición).
    No me sirve Churchill de ejemplo!!!. Es todo lo contrario; es, precisamente, la excepción (por algo le dieron el Nobel de literatura, digo yo. Bueno, por eso y “for his mastery of historical and biographical description as well as for brilliant oratory in defending exalted human values”).
    Como dijeron al presentar el premio “Churchill’s mature oratory is swift, unerring in its aim, and moving in its grandeur. There is the power which forges the links of history. Napoleon’s proclamations were often effective in their lapidary style. But Churchill’s eloquence in the fateful hours of freedom and human dignity was heart-stirring in quite another way. With his great speeches he has, perhaps, himself erected his most enduring monument.” http://www.nobelprize.org/nobel_prizes/literature/laureates/1953/press.html, página interesantísima de la Academia sueca en la que aparecen documentos, biografía, discursos etc de tdos los premios Nobel de la historia.
    La verdad es que no se me ocurrió que el haiku fuera cosecha propia!!. Mayores y más merecidos agradecimientos.

    • Tas dice:

      Todo lo que me dices de Churchill es cierto (salvo que sea una excepción) y soy un admirador de su obra. Por eso, cuando era más joven, devoré (dos veces) sus seis tomos sobre la segunda guerra mundial, en papel de biblia, que tenía mi padre.
      Pero insisto en que la poesía y el “arte” de la oratoria van intrinsecamente ligadas la Politica. En la antiguedad, muchos de los recursos poeticos fueron asimilados por la oratoria (cosa que ahora damos por hecho) y sus más claros exponentes, Demostenes y Cicerón, los utilizaron contra sus rivales políticos (Filipo y Catilina) en un claro paralelismo con Churchill/Hitler.
      Cuando hablaba de Obama, no tomo en consideración sus ideales politicos sino su oratoria como medio de comunicación, similar a la que pueda tener un pastor evangélico en el pulpito. En ese sentido, Obama es un heredero de la oratoria de Martin Luther King y el reverendo Jackson. Un discurso que apela inicialmente a los sentidos más que a la razón para la consecución de una catarsis colectiva con la que conseguir sus fines politicos.
      Lo del haiku puede ser divertido, sobre todo para alguien tan “cómodo” como yo. te lo recomiendo.

      • Dianaorsini dice:

        Por eso es una excepción; por su excelente oratoria. Y porque él era el “dueño de sus palabras”, no parecía que se las hubieran prestado como a la mayoría de los políticos de ahora. Si te remontas a los clásicos, ahí sí te doy la razón; quizás porque hablaban de cosas de las que hoy no se habla. Y se las creían. De valores, de la esencia de las cosas, de ideas, del pensamiento. Pero me temo que lo que nos rodea está muy lejos de eso. No hay más que oir los debates parlamentarios. Salvo aguna excepción, aburren a las ovejas. Quizás tenga algo que ver con lo que dices de las sensaciones. Hoy el discurso se centra en lo concreto, en lo práctico, en lo que es inmediatamente constatable; por eso ha perdido poesía. Salvo alguna excepción (alguno y en algún momento). Oir un discurso de Hitler es toda una experiencia; maneja como nadie los elementos extralingüisticos, que también son oratoria. Y lleva al público, efectivamente, a un estado de catarsis colectiva y a una tensión que casi se puede tocar. Emoción, eso es lo que falta. Creerse lo que dice uno mismo, decir algo con un poco de sustancia.. . y decirlo bien. Es posible que Obama, de alguna forma, haya sido algo semejante a todo eso en algún momento. También es posible que llegara en un momento en el que la gente quería un líder a toda costa, que necesitaba alguien que le devolviera una ilusión que acabó saltando por los aires un 11M y un 11S.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s